Manual de la soltera empedernida

Darse cuenta que ya amaneció. Escuchar el sonido de la alarma del celular diciendo: levántate ya!. No necesitas abrir los ojos para darte cuenta que aun estas consciente, aunque no lo quieras. Taparse los ojos con las manos, evadiendo la luz del día. Despertar y decir: Carajo! Estoy soltera. Tener el sin sabor de sentirte medio llena, medio vacía. Con muchos pensamientos en la cabeza. Palabras que no alcanzaste a decir. Gestos, frases y caricias que te olvidaste de dar. Si hubiese sabido que ayer mientras me besabas te estabas despidiendo para no verme más, hubiese volteado a mirarte cuando me bajé del bus y alcanzar a decirte: no te vayas, la falta que me harás.


Ser soltera ya no es sencillo:



Necesitas empezar a borrar de todas las redes sociales su rastro. ¿Eliminar o bloquear? he ahí la cojudez de elegir con cuál te quedas. Si eres de dejarlo todo ahí, para quizás un día de estos cuando te da la regalada gana de acordarte de él, sobre todo de madrugada, correr, prender la compu, laptop, Iphone, lo que sea y mirar o "chequear" qué estuvo haciendo sin ti, habrás de bloquearlo- ocultarlo. Si eres más valiente, de un solo click, sin más dudarlo, habrás cortado tu línea virtual con su mundo paralelo.

Afrontar poco a poco que ya nadie te llamará. No habrá con quién discutir porque no te avisó que no pasaría el fin de semana contigo porque se va con los amigos. Y sobre todo afrontar que cuando te vas a dormir, ya no te acostarás con un mensaje diciendo "hasta mañana, mi bonita"

Quitar todo rastro gráfico de él de tus cosas. Sacar sus fotos de los cuadros, muros, carpetas de la computadora. Eliminar la canción de ambos (por si llegaron a tener alguna) del reproductor de música. O mejor no, total casi tú la elegiste y tu reproductor con más de 300 canciones guardadas deberá dar vuelta entera para llegar a esa canción, así que eso es muy yuca que suceda.

Salir, emborracharse, bailar como loca. Bailar como gato con convulsiones. Coquetear. Mil veces hacerlo. Regresar a casa, medio consciente y darte cuenta en el taxi que ya no hay con quién conversar en el camino. Ya no hay quién regatee por ti, ya no hay quién te incite a despertar en una cama que no es la tuya, ni mucho menos se enfrente a los taxistas, transeúntes y vecinos pervertidos.

Explicarle a todos que ya no están. Lo más tedioso y jodido que existe. Enfrentarte a las preguntas, a la chismosería. A contar mil veces la historia. A escuchar: "¡Qué bueno que ya no están!", "tú mereces a alguien mejor". "Ahora que terminaron, te puedo contar que la vez pasada...", "Siempre supe que era un mal hombre...", "Mejor que ya no estén, era un vago". "Míralo por otro lado, con ese chico no tenías futuro", "El pobre, hasta calvo se estaba quedando". Y mirar con un sonrisa a todos y decir por dentro: Conchesumare! Después de todo, tengo que aguantar esto!

Si tuviste una relación larga. Saber que mientras ellos perdieron a una chica, nosotras perdimos más. Perdimos un novio, un hermano, tu mejor amigo, el cómplice de tus travesuras, tu amante fiel. Tu amante. 

Si tuviste una relación corta. Saber que te libraste de terminar contándole toda tu vida y depositar toda tu confianza en él.

Salir con chicos. Conocer más al que te invita a salir, aunque por dentro sabes muy bien que lo único que quiere es bailar horizontalmente contigo. Ilusionarte mil veces y a las tres horas o después de la primera cita, darte cuenta que jamás será tu tipo, no te parece guapo, quién soportaría escuchar todo su análisis clínico, más aburrido que tarea de domingo.

Conocer nuevas amigas(os). Total, si la mayoría de tus amigos son comunes, ¡es tiempo de hacer nuevas amistades! Buscar gente que no sepa de tu pasado y sentirte como todo un agente de la CIA, sentir que renaces de nuevo. Que pareces interesante. Todo tu mundo ahora irradia palabras de asombro. Total, tus amigas(os) ya se aburrieron de escuchar tus tristes historias de amor.

Cambiar de ruta. No transitar por las calles donde antes andaban. Para no pensar. Para no recordar. Para no verlo. Y darte cuenta que te estás encerrando en una "jaula geográfica". Ya no tienes lugares dónde ir, porque todo te recuerda a él.; entonces empiezas a subirte al metro, al tren, a tomar nuevas rutas que jamás pensaste usar para ni cruzarte con su recuerdo, de casualidad.

Hablar a una amiga muy querida y que te cuente que preguntó por ti, si andabas saliendo con alguien y cómo te iba. Y claro, tú no respondes, responde el orgullo. ¿Para qué pregunta por mi?, ¡De mi, ni mi sombre debe mencionarme! No le habrás dicho nada, ¿no? No, no, no...Mejor dile que me va muy bien, que ando con miles de chicos, que soy la sensación del verano... Todo lo que sea necesario para que sepa que sin él, yo ando mucho mejor. Dentro de ti estás: Preguntó por mí, aun me recuerda, después de estos meses alejados.

Estar feliz, maravillosamente tranquila, hasta que cometes la burrada de extrañarlo y ahí viene el error más estúpido que puede existir. Buscar a una amiga(o) en común, no una que sea tu súper amiga y que lo conozca porque ya no quiere ni que lo menciones, sino una que sepas que aun conversa con él y preguntarle:
- y... ¿Qué es de su vida ?
- ¡Ahh! está muy bien... No te vayas a poner mal por lo que te voy a decir...
- Tranqui! yo, eso hace uffff! que ya lo superé.
- Está saliendo con alguien, te lo cuento porque como tú hace tiempo me contaste que estabas en planes con un chico...
- Estaba (hasta que me di cuenta que era más pendejo que mi ex). No sabía (si estás hablando por inter, tranqui, nunca notará ni la cara ni tus gestos delatores) que andaba en planes.
- Si hace un tiempo, parece que le va bien... No te ha afectado no?
- 5 minutos después, contestas. Nooo, para nada...

3 días después, sigues maldiciéndolo. Maldiciendo su maldita suerte, porque él, el querido rompecorazones-melargodetuvida, está muy bien y tú, sigues ahí en cama, despertando y soñando (dormida o despierta) que aun te extraña.

Querida, ¿y si vas al psicólogo? Porque hay algo ahí en ti que siento que está mal. Por qué siempre que terminas una relación, te terminan mandando al psicólogo. Si ya te destrozaron el corazón, el psicólogo te destrozará la billetera. Porque para mandarte uno ejercicios de respiración contra ansiedad de verlo, cobra como si respiraras centavos.

Amanecer. Hacer lo mismo que haces casi a diario...hasta que te das cuenta que el número que marca tu cel, pc, Iphone o lo que sea, es o era un número especial. Si aun seguiríamos juntos, hoy cumpliríamos... Hoy sería nuestro aniversario... ¿Se habrá acordado de mí? O la estúpida con la que sale lo habrá idiotizado a tal punto que no sabe qué día está.

Lo único que tienes a tu favor es el tiempo. Ese ingrato al que le preguntas si quiere que te quedes soltera toda tu vida,. El único que sabe por lo que has pasado y pasarás. El único que te acompaña y retrocede contigo cuando te estancas en recordar o avanza contigo cuando alguien te susurra lo bonita que estás o lo linda y divertida que sales en las fotos. El tiempo, fiel compañero de la solteras. Fiel cómplice y amante de tu libertad.




Share:

3 comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este blog se parece al de la soltera codiciada,,, pero no eres taaan agresiva como ella. y eso esta bieen...... aunke sigo prefiriendola a ella.......
    es una baina estar sola y q tu ex ya haya conseguido en 2 meses otra huevona

    ResponderEliminar
  3. Tal vez se parece este post, son blogs, ideas, formas de ver completamente diferentes, aunque en unos temas podemos coincidir, cada una lo ve de diferente manera y eso creo que es lo bueno. Variedad para todos.

    Es una vaina el mundo, pero es una vaina mejor enfrentrarte a todo tú solo.

    Saluditos!

    ResponderEliminar